“URBANHISTORIA”, Rodrigo González

0
783
Gustavo Rodriguez


Rodrigo González, nació en Tampico, Tamaulipas, la navidad del 25 de diciembre de 1950.

De posición económica desahogada, creció escuchando el huapango que tocaba su padre, pero es a los 14 años cuando escucha a Bob Dylan que sigue aún en su primera etapa irreverente y “protestosa”; e inspirado escribe su primera rola: “Canicas”.

Ya había descubierto el rocanrol y para complementar se enroló en grupos multidisciplinarios como: Siglo XXI, Los Hongos y Los Géminis, que practicaban teatro, danza y música… Así como el nómada de Jack Kerouac se puso en el camino que lo trajo a la Ciudad de México con su imagen desgarbada, cargando al hombro su guitarra y cantando con su voz tipluda nasal, como su arquetipo Dylaneano que no pudo abandonar hasta la tumba.

Y allí iba en el Metro o en camión, por calles y plazuelas cantando sus rolas anodinas que con el tiempo alcanzarían enormes proporciones. Claro que entre los iniciados, porque para una enorme mayoría de la masa humana amorfa, el Profeta todavía es un ilustre desconocido; tanto que en 1976, pasó desapercibida su Suite Yo no juego, acompañado de un tal José Luis Benítez.

El inquieto que era el Rodrigo en 1984, impulsa la creación de La Liga de Músicos Errantes y Cantantes Rupestres, cuya línea crítica era separar a los músicos que utilizaban instrumentos eléctricos de aquellos que sólo se hacen acompañar por una simple guitarra de palo y acaso como complemento una desafinada armónica “Blues Harp” en tono “D” y La. (chale, otra vez la influencia de papá Dylan).

Y para redondear al fenómeno “rupestre”, organiza junto con Roberto Ponce el Primer Festival Rupestre en el Museo del Chopo, donde participaron músicos como: Jaime López, Alex Lora, Guillermo Briseño, Rafael Catana y Eblen Macari.

Un año después toda la esencia defeña la fue archivando Rodrigo en sus rocanrolas que plasmó en su casete independiente y muy artesanal llamado “Hurbanistorias”, que el mismo distribuía en el Tianguis del Chopo o donde se presentara a tocar.

Ah, pero que llega el fatídico 19 de septiembre de 1985.
Esta urbanhistoria continuará.
Si llegaste hasta aqui, te invitamos a que escuches esta playlist de Rodrigo Gonzalez.