Ritchie Valens, nació un día como hoy 13 de mayo de 1941 en Pacoima, Los Ángeles, California; músico y cantante, Ritchie fue el primer Rock Star chicano.

A los 13 años construyo una guitarra con pedazos de madera y materiales eléctricos usados para un proyecto escolar; es en ese momento que su padre lo alienta para aprender a tocar la guitarra.

A pesar de ser zurdo, Ritchie Valens aprendió a tocar la guitarra en su versión para diestros; también aprendió a tocar la trompeta y con el tiempo se hizo autodidacta en la batería.

Ritchie asistió a la escuela secundaria «Pacoima Junior High School»; su gusto por tocar la guitarra era tal, que la llevaba consigo a todas partes, incluida la escuela donde le cantaba a sus amigos.

Con 16 años, fue invitado a ser el guitarrista de una banda llamada «The Silhouettes», una banda multicultural que era integrada por, afroamericanos, japoneses y latinos.

Despues de que el vocalista abandonara la banda, Ritchie Valens se quedo como la voz principal; fue el 19 de octubre de 1957 cuando hizo su primera presentación con «The Silhouettes» en la voz.

Además de tocar con «The Silhouettes», Ritchie tocaba como solista en fiestas y reuniones de amigos y conocidos; también tenia ya sus propias canciones y una de las mas populares era la que le compuso a su novia Donna Ludwing la cual llamo simplemente «Donna».

Dick Clark, presentador del programa de televisión «American Bandstand», le hizo una invitación para que se presentara en el programa; el 27 de diciembre de 1958 hizo su presentación en televisión.

Ritchie Valens y la ironía de su destino

En enero de 1959, Ritchie Valens se unió a grandes estrellas del Rock & Roll para la gira llamada «Winter Dance Party»; a mitad de la gira la calefacción del autobús se descompuso y los organizadores no contrataron a nadie capaz de arreglarla.

Para evitar una noche más de viaje en esas condiciones, Buddy Holly, otra de las estrellas de la gira, tuvo la idea de alquilar una avioneta para cuatro personas después del concierto en el «Surf Ballroom» de Clear Lake, Iowa, para llegar cuanto antes a un hotel a dormir y descansar cómodamente.

Aparte de Buddy Holly, había lugar para otros dos músicos más en el avión y se lo apostaron a cara o cruz; irónicamente, Ritchie Valens que tenía miedo a volar en aviones, ganó su lugar aquella fría noche junto a Tommy Allsup, sellando así su destino.

Así fue que el 3 de de febrero de 1959 en la madrugada, la avioneta «Beechcraft Bonanza»; con capacidad para cuatro pasajeros y pilotada por un joven inexperto se estrelló a ocho kilómetros de despegar en un campo cercano al aeropuerto.

Además de Ritchie de 17 años, murieron aquel día Buddy Holly de 22, «The Big Bopper» de 28, y el piloto Roger Peterson de 21 años.

Años después sería llamado aquel accidente: «El día que murió la música».

Visita las redes sociales de Titanio Records: Facebook, Instagram y Twitter

Suscríbete al canal de YouTube y activa la campanita

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here