José Alfredo Jiménez y Los Rebeldes

Rey de la música mexicana, José Alfredo Jiménez nació en Dolores Hidalgo, México; un 19 de enero de 1926, con una gran cantidad de temas reconocidos por su sencillez armónica, pero con una gran calidad melódica y lirica.

Tras la muerte de su padre llega a la Ciudad de México a la edad de 11 años; seria en su adolescencia donde comienza a componer.

Con su padre muerto los gastos del hogar eran una necesidad y su madre abrió una pequeña tienda que tuvo que cerrar ante el fracaso; José Alfredo tuvo que desempeñar diferentes oficios para apoyar a su familia.

Fue además jugador de futbol participando en los equipos Oviedo y Marte de la primera división del futbol mexicano; desempeñándose en la posición de portero y siendo compañero de Antonio «La Tota» Carbajal.

Tiempo después seria miembro de un grupo llamado «Los Rebeldes» que se presentaban en el restaurante «La Sirena» que era frecuentado por; «Andrés Huesca» (Cantante mexicano de mucho renombre) quien al escuchar los temas de José Alfredo, decide grabar «Yo»

Ahí es cuando su carrera toma un curso ascendente y lo invitan a cantar en la XEX-AM radio y meses después en la XEW-AM; en la que se catapultó a la fama en 1948.

El gran amor de José Alfredo Jiménez fue, Paloma Gálvez con quien tuvo dos hijos, José Alfredo y Paloma.

Pero también sostuvo una relación con Mary Medel, con quien tuvo cuatro hijos, Guadalupe, José Antonio, Martha y José Alfredo.

Rey de la música mexicana

Siguenos en Spotify

El gran amor de José Alfredo, Paloma Gálvez

El rey de la música mexicana, José Alfredo Jiménez ya como compositor y cantante el éxito lo llevo a tener mas presentaciones en palenques; conciertos en teatros, programas de televisión y de radio.

Su participación en el cine lo hizo alcanzar aun mas popularidad tanto en México como en el extranjero con películas como; «Martín Corona (1950), Póquer de ases (1952), Guitarras de medianoche (1958) y La feria de San Marcos (1958)».

La música de José Alfredo Jiménez no entiende de tiempos; sus composiciones tienen una popularidad impresionante gracias a la belleza y simplicidad de sus letras y melodías.

En todo México y en algunos países de américa latina se han identificado con sus composiciones gracias al sentimiento que José Alfredo Jiménez supo expresar; el amor, el desamor, la nostalgia por el campo, el odio, la rabia y el desengaño.

Su ultima parranda se dice que fue con Chavela Vargas quien era íntima amiga de José Alfredo Jiménez y Tomás Méndez, autor de Cucurrucucú, cuando los médicos dijeron al compositor que le quedaban dos meses de vida, llamó a Chavela.

Estuvieron tres días con sus noches cantando, bebiendo y desmesurándose en el Tenampa, el mítico bar de la plaza de Garibaldi, en la capital mexicana. Cuentan que cuando Jiménez falleció, Chavela acudió a su velatorio, y se desplomó cantando y llorando, borracha. Cuando varias personas intentaron apartarla, la viuda de José Alfredo las detuvo: «Déjenla, que está sufriendo tanto como yo».

La agonía de José Alfredo fue terrible, fue sepultado en el cementerio de su pueblo natal, tal y como anticipó en su canción «Camino de Guanajuato» y «Gracias». 

José Alfredo Jiménez murió en la Ciudad de México, el 23 de noviembre de 1973, a la edad de 46 años, a causa de la cirrosis hepática que padecía desde hacía años.

Visita las plataformas digitales de Titanio Records: Youtube, Instagram, Twitter y Facebook

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here